Search For a Provider Facebook Twitter Instagram YouTube ES View the Patient Toolkit Contact Us

Trastorno Del Deseo Sexual Hipoactivo

Comprendiendo el trastorno del deseo sexual hipoactivo

¿Sabías que el trastorno del deseo sexual hipoactivo afecta aproximadamente a 1 de cada 10 mujeres?

Es la más común de las disfunciones sexuales femeninas, pero es subdiagnosticado y subtratado. Muchos médicos no están seguros de cómo tratar el tema con sus pacientes. Algunos médicos se sienten incómodos hablando sobre sexo. Otros sienten que no tienen la experiencia para manejar quejas de trastorno del deseo sexual hipoactivo o que discutir la salud sexual tomará demasiado tiempo durante la visita al consultorio.

Sin embargo, la salud sexual es importante para la salud general. Y puesto que el trastorno del deseo sexual hipoactivo puede tener implicaciones médicas y psicológicas, es mejor tenerlo en mente cuando evalúa a sus pacientes o clientes femeninas.

¿Qué es el trastorno del deseo sexual hipoactivo?

El trastorno del deseo sexual hipoactivo es una disminución o ausencia de deseo sexual que le causa a la mujer un estrés personal. El aspecto de "estrés personal" es crítico. El deseo sexual varía de mujer a mujer. Lo que puede parecer "normal" para una puede no ser "normal" para otra. Si a una mujer no le molesta su nivel de deseo, entonces probablemente no tiene trastorno del deseo sexual hipoactivo.

El trastorno del deseo sexual hipoactivo se clasifica como generalizado o situacional. En los casos generalizados, una mujer carece de deseo sexual en la mayoría de las circunstancias. Cuando el trastorno del deseo sexual hipoactivo es situacional, solamente ocurre en ciertos momentos.

El trastorno del deseo sexual hipoactivo también puede ser clasificado como adquirido o de por vida. El trastorno del deseo sexual hipoactivo adquirido ocurre después que una mujer ha tenido un funcionamiento normal por algún tiempo.

Hay muchas posibles causas para el trastorno del deseo sexual hipoactivo. Las causas físicas comunes incluyen diabetes, presión arterial elevada y enfermedad arterial coronaria. Ciertos medicamentos, tal como los antidepresivos, pueden afectar el deseo sexual. Y los cambios hormonales del embarazo o la menopausia pueden jugar un rol.

Los problemas psicológicos como el estrés, ansiedad, depresión, baja autoestima y abuso sexual son otras causas. Una mujer también podría perder su deseo por el sexo si hay problemas con su pareja o en la relación.

Con frecuencia hay una combinación de causas actuando al mismo tiempo. Por ejemplo, una nueva madre puede perder el interés en el sexo debido a cambios hormonales y porque se siente exhausta de tener que cuidar a un recién nacido.

El trastorno del deseo sexual hipoactivo puede llevar a, o empeorar una baja autoestima y problemas con las relaciones.

Comunicación paciente-proveedor

¿Por qué es subdiagnosticado y subtratado el trastorno del deseo sexual hipoactivo?

El problema puede ser mala comunicación, o ausencia de comunicación. Muchos profesionales de la salud no mencionan el tema del sexo. Es embarazoso algunas veces, o es considerado como tabúes culturales. Realizar una historia sexual puede no ser parte de la rutina diaria. Algunos profesionales tienen miedo de ofender a sus pacientes. O pueden no sentirse cómodos sobre sus habilidades para manejar problemas de salud sexual.

Desafortunadamente, las pacientes femeninas con frecuencia son tan, o incluso más reacias a mencionar el tema. Muchas mujeres crecen pensando que se supone que las "chicas buenas" no quieren tener sexo o que sus necesidades sexuales no son importantes. Algunas creen, o temen, que todo está en sus cabezas.

Además, muchas mujeres simplemente no saben acerca del trastorno del deseo sexual hipoactivo y que es una condición tratable. Una encuesta reciente realizada por la Sociedad para Investigación de Salud de las Mujeres mostró que las mujeres estaban 7 veces más familiarizadas con la disfunción eréctil en los hombres que con el trastorno del deseo sexual hipoactivo. 66% de las mujeres encuestadas sabían acerca de la disfunción eréctil, pero solamente 9% sabía acerca del trastorno del deseo sexual hipoactivo.

Pero recuerde, usted y su paciente son un equipo. Su objetivo es mejorar la salud general; y enfrentar preocupaciones de salud sexual, cuando sea apropiado, es parte de ese objetivo. En consecuencia, ¿cómo puede abordar el tema?

Estableciendo una buena relación con su paciente. Ayúdele a comprender la importancia de la salud sexual y que está bien discutir asuntos sexuales.

Para diagnosticar el trastorno del deseo sexual hipoactivo, el Evaluador de Disminución del Deseo Sexual (DSDS, Decreased Sexual Desire Screener) es una herramienta útil.  El Evaluador de Disminución del Deseo Sexual es un cuestionario de cinco puntos que una mujer puede llenar fácilmente durante su visita al consultorio (haga clic aquí para ver las preguntas). Las instrucciones proporcionadas guían al médico para aclarar y evaluar las respuestas de la paciente para determinar si tiene trastorno del deseo sexual hipoactivo.

Después del diagnóstico usted puede decidir que siguientes pasos pueden ser apropiados para su paciente. Es posible que haya que descartar ciertas enfermedades, verificar sus niveles de hormonas o cambiarle los medicamentos.

También es posible que tenga que ser referida a un especialista, tal como un terapeuta sexual o asesor, para ayudarla a superar cualquier problema psicológico o de relación.

Información adicional

Es posible que usted no haya recibido mucha capacitación en salud sexual durante su educación profesional. Pero le estimulamos a que aprenda más acerca de salud sexual, y acerca del trastorno del deseo sexual hipoactivo en particular. Descubra cuáles oportunidades de desarrollo profesional están disponibles para su ambiente clínico. Lea más acerca de discutir sobre salud sexual con los pacientes. Hable con sus colegas acerca de cómo se aproximarían al trastorno del deseo sexual hipoactivo con los pacientes y cuáles estrategias usan para su discusión, diagnóstico y tratamiento.

Trabajando conjuntamente, los profesionales de la salud pueden mejorar la comunicación relacionada a la salud sexual y conseguir ayuda para sus pacientes con trastorno del deseo sexual hipoactivo.

Traducción patrocinada por Pfizer.