Search For a Provider Facebook Twitter Instagram YouTube ES View the Patient Toolkit

Disfunción Eréctil

Identificación de la disfunción eréctil

¿Qué pruebas pueden ayudar a identificar las causas de la disfunción eréctil?

El diagnóstico de la disfunción eréctil es fácil. Determinar por qué la disfunción eréctil está sucediendo, por otra parte, puede ser más difícil. Identificar la causa de la disfunción eréctil normalmente comienza con una entrevista estructurada, seguida de una examinación física y posiblemente de pruebas de laboratorio. Determinar si una persona sufre de disfunción eréctil en lugar de otros problemas sexuales de eyaculación, orgasmo o deseo sexual es un primer paso esencial. Una vez que se establece que se trata de disfunción eréctil, un médico determinará la naturaleza de la disfunción eréctil. Encontrar la causa comienza al hacer muchas de las preguntas anteriores para obtener un historial médico, sexual y psicológico. Estas preguntas pueden ser útiles para determinar la gravedad de la disfunción eréctil y revelar las posibles afecciones médicas o enfermedades que pueden estar causando o simplemente complicando la disfunción eréctil de un hombre. Algunas veces un médico también puede pedirle a su paciente que complete un cuestionario sobre la función sexual, lo que puede confirmar la presencia de la disfunción eréctil. 

  • Después de esta entrevista estructurada, se realiza una examinación médica para ayudar a identificar los problemas físicos que pueden estar causando la disfunción eréctil. Una simple examinación física a menudo incluye una revisión para ver si hay anormalidades en el pene y los testículos.
  • Examinación del pulso – incluyendo el pulso en las extremidades inferiores que pueden indicar problemas circulatorios.
  • Examinación neurológica – incluyendo inestabilidad al caminar y en la postura, pruebas de las sensaciones del tacto y los reflejos.
  • Examen rectal – revisar el tono del esfínter y evaluar la próstata.
  • Examinación abdominal – para buscar señales de enfermedad hepática o renal.

Es posible que se hagan algunas simples pruebas de laboratorio. Estas pruebas incluyen:

  • Pruebas de sangre
    • Testosterona: la deficiencia de esta hormona sexual puede estar conectada a la disfunción sexual.
    • Niveles de azúcar en la sangre – prueba para la diabetes.
    • Perfiles de lípidos – determina los niveles de colesterol y triglicéridos, indicando posiblemente arteriosclerosis (lo que puede reducir el flujo sanguíneo al pene).
    • Función hepática y renal – la enfermedad al hígado o los riñones puede crear desequilibrios hormonales. Los análisis de enzimas y nivel de creatinina sérica para la función hepática son indicadores de la eficiencia renal.
    • Función tiroidea – las hormonas tiroides hacen la producción de hormonas sexuales y la regulación del metabolismo.
  • Análisis de orina – también analiza los niveles de azúcar y hormonas que pueden indicar diabetes, así como la disfunción renal y la deficiencia de testosterona. En algunos hombres, es posible que se requieran más pruebas para ayudar a identificar la causa de la disfunción eréctil. Estas incluyen pruebas de la disfunción eréctil como:
    • Prueba vascular: las pruebas que más comúnmente se hacen.
    • Prueba de inyección – se inyectan agentes que causan flujo sanguíneo incrementado en la cámara eréctil del pene para causar una erección. La respuesta al medicamento puede ayudar al médico para definir la causa del problema.
    • Ecografía dúplex – también se le llama visualización de flujo con Doppler a color o ecografía Doppler – es una forma de ecografía que permite a los médicos ver la estructura y el flujo sanguíneo a través de los vasos sanguíneos.
    • Cavernosometría/cavernosografía de infusión dinámica (DICC, por sus siglas en inglés) – Una sofisticada prueba de flujo sanguíneo del pene llevada a cabo en algunos hombres con disfunción eréctil y anormalidades en el pene. Normalmente se hace en centros médicos principales o la hacen expertos en la disfunción eréctil.
  • Pruebas neurológicas: estas pruebas casi nunca se hacen hoy en día.
    • Biotesiometría del pene – se usa la vibración electromagnética para evaluar la sensibilidad del pene y la función neurológica.
    • Potenciales evocados somatosensoriales – estimulo eléctrico, táctil o de otro tipo de los nervios para determinar el daño y la función neurológicos.
    • Electromiografía del pudendo – el nervio pudendo es el nervio principal que abastece la pelvis, la vejiga y la uretra. El daño a este nervio puede causar la disfunción eréctil. La electromiografía es una prueba que los médicos usan para detectar la función neurológica y medir la actividad eléctrica generada por los músculos. Por lo tanto, esta prueba puede determinar si el daño al nervio pudendo es la causa de la disfunción eréctil.
  • Tumescencia nocturna del pene – Los hombres normalmente tienen erecciones cuando duermen en la noche, si no es así, esto puede ser indicativo de un problema con la función neurológica, hormonas o suministro sanguíneo al pene.

Traducción patrocinada por Pfizer.

Ver la versión en inglés