Search For a Provider Facebook Twitter Instagram YouTube ES View the Patient Toolkit

Trastorno Del Deseo Sexual Hipoactivo

Tratamiento del trastorno del deseo sexual hipoactivo

Tratamiento del trastorno del deseo sexual hipoactivo

Hay muchas formas de tratar el trastorno del deseo sexual hipoactivo. Al igual que una combinación de factores puede causar el trastorno, una combinación adecuada de tratamientos puede ser beneficiosa.

Los tratamientos para las causas físicas dependen del individuo. Por ejemplo, cambios en la medicación o control de la diabetes pueden tener que ver. Una mujer también podría necesitar algunos cambios en el estilo de vida para combatir el estrés y la fatiga.

Algunas mujeres también se benefician de asesoramiento o terapia sexual. Los especialistas pueden ayudar a enfrentar traumas sexuales previos. Pueden ayudar a las mujeres a mejorar su autoestima y comprender sus relaciones con sus parejas. Las mujeres pueden aprender cómo hablar acerca de sexo con confianza y expresar sus necesidades y preocupaciones a sus parejas. También pueden introducir formas para hacer que la intimidad sea una mayor prioridad, y más interesante.

Terapias hormonales

Algunas mujeres encuentran muy útil la terapia con estrógenos. Los estrógenos son hormonas sexuales que afectan la libido, entre otras funciones. Pueden ser administrados con una pastilla o a través de la piel con un parche o gel. Este tipo de terapia, llamada terapia sistémica con estrógenos, ayuda al cerebro a realizar las conexiones químicas necesarias para aumentar el deseo. La terapia local con estrógenos se puede aplicar a través de una crema o anillo vaginal. Esto aumenta el flujo de sangre a la vagina y estimula la excitación.

En algunos casos los médicos prescriben una combinación de estrógenos y progesterona a las mujeres con trastorno hipoactivo del deseo sexual.

La testosterona es otra hormona que afecta el deseo sexual en hombres y mujeres. Sin embargo, la terapia con testosterona no está aprobada actualmente para mujeres en los Estados Unidos. Algunos estudios han mostrado que pueden ocurrir efectos colaterales tales como crecimiento extra del pelo, acné, problemas hepáticos y agrandamiento del clítoris.

Traducción patrocinada por Pfizer.